Convierto residuos orgánicos en arte 

Mi obra reconecta al ser humano con la naturaleza y explora diferentes estilos y disciplinas.
Estoy convencida de que el arte puede cambiar y mejorar el mundo.

Proyecto «La mirada de un galgo»

Cada año, cientos de galgos se abandonan o matan cruelmente cuando dejan de ser útiles para la caza o la competición. Actualmente, el galgo es la raza más maltratada en España, donde apenas se penalizan estos comportamientos. Nuestro país es el único de Europa donde se permite la caza con galgos y se calcula que cada año nacen alrededor de 1.000 ejemplares destinados a este fin.

En muchas ocasiones, son sometidos a entrenamientos inhumanos para probar su resistencia, como por ejemplo ser atados a vehículos a gran velocidad. Durante la temporada de caza viven a menudo encerrados en zulos oscuros y estrechos. Para un galguero, la vida útil del animal ronda entre los 16 meses y los 3 años y medio, por lo que algunos de ellos son usados como objeto de usar y tirar.

*Videos de galgos cedidos por la protectora Galgos del Sur.

Los galgos que tienen la fortuna de ser rescatados por protectoras rehuyen el contacto humano porque lo asocian a horribles experiencias. La labor de estas protectoras es fundamental ya que les permite una segunda oportunidad. Por eso, cada 1 de Febrero tiene lugar el Día Internacional del Galgo para concienciar sobre esta penosa situación.

La triste historia de los galgos me impactó tan profundamente que decidí contribuir desde mi papel de artista para apoyar esta noble causa. Jamás asimilaré que existan personas en este planeta que muestren tanto egoísmo y crueldad. ¿Son incapaces de ver lo que los demás vemos en la maravillosa mirada de un galgo?

De ahí parte el título de mi proyecto, “La mirada de un galgo”, que consta de una serie de pinturas inspiradas en estos animales. Para ser coherente con esta filosofía de preservar la naturaleza todas las obras han sido creadas con mis propias pinturas naturales, que elaboro a base de desechos orgánicos como pieles de granada, de aguacate, cortezas de eucalipto… . Esta forma de pintar es también una parte importante del mensaje que esconden estos cuadros, que nos recuerdan la necesidad de mantener nuestro vínculo con la naturaleza. Mi intención es ir más allá de la función decorativa para que estas piezas cumplan una labor divulgativa, promoviendo el diálogo y la reflexión acerca de la dramática situación de los galgos.

Mi propósito de ayudar no solo se limita a la concienciación a través del arte. Los cuadros del proyecto “La mirada de un galgo” se pueden adquirir en mi tienda online y el 30% de lo recaudado se donará a la protectora Galgos del Sur, que realiza una labor encomiable protegiendo y rehabilitando a estos animales y apoyando el endurecimiento de las leyes contra el maltrato. Te invito a visitar estas siete piezas únicas y te animo a que seas parte de la solución.